domingo, junio 24, 2007

Condenas y absoluciones para Lonko Juana Calfunao y familia




En lugar de estar preparando la celebración del año nuevo mapuche, el we tripantu o wiñol xipantu, la lonko Juana Calfunao, el werken Antonio Cadin y su hijo el weichafe Waikilaf debieron escuchar este jueves 22 de junio sus condenas y absoluciones, impartidas por el Tribunal de Garantía de Temuco como resultado de su lucha en defensa de la tierra de la comunidad Juan Paillalef.
No sé si alguien pudo llevarles muday, multren o alguna comida tradicional mapuche en estos días. Poco probable, porque salvo los niños pequeños y la abuela, toda la familia está en la cárcel de Temuco.
Las sentencias se conocerán el jueves 27, pero el Ministerio Público, o sea el Estado chileno, representado por el fiscal Cristián Paredes, no logró las penas ejemplarizadoras que perseguía por los hechos: cortes de camino y enfrentamientos con la fuerza pública cuando la comunidad impidió trabajos de Frontel (la empresa de electricidad de la zona) en sus tierras. El fiscal acusaba a la Lonko Juana y a Antonio de "lesiones menos graves y daños calificados" a los técnicos de la empresa, sin embargo el tribunal dictaminó que solo se les sentenciará por "daños simples", relacionados con un tractor. Eso quiere decir que la pena que se les dará, puede ir entre los 61 días hasta los 541. Si se hubiera aceptado lo que pedía el Estado a través de la fiscalía, habrían tenido penas que podrían haber llegado a los 3 años. El tribunal desestimó los cargos de secuestro del grupo de Frontel, hurto, desórdenes públicos y amenazas imputados a Waikilaf, y en cambio se le sentenciará por "Daños Simples", y "lesiones menos graves" a tres personas, un trabajador, un reo de la cárcel y un funcionario de gendarmería. La pena por estos delitos van entre los cuatro a los seis años. Si el tribunal hubiese aceptado la acusación del fiscal, Waikilaf arriesgaba penas de hasta doce años en total.
El juicio fue presidido por el juez de garantía Alejandro Vera Quilodrán, junto a los jueces Ester Valencia Durán, y Jorge González Salazar, que redactará el fallo. La defensa fue asumida por el abogado Lorenzo Morales Cortés, que en todo momento entregó los antecedentes relativos a la histórica reivindicación de las tierras de esta comunidad y su demanda pendiente ante el MOP por el uso de su propiedad como camino público.
La lonko Calfunao y su pareja están recluidos en la Cárcel de Temuco desde noviembre de 2006, en tanto que Waikilaf permanece castigado desde octubre del año pasado en la Cárcel de Alta Seguridad y lleva diez meses en prisión. Fue trasladado a Temuco para el juicio. La familia fue encausada por bloquear el camino Colico-Los Laureles, impidiendo el ingreso de funcionarios de la empresa eléctrica Frontel al trazado de ripio, que ellos consideran son de su propiedad y por el cual están en conflicto con Obras Públicas. Posteriormente, Waikilaf fue castigado y llevado a la Cárcel de Alta Seguridad, acusado de promover la rebelión al interior del penal de Temuco. Por su parte él denunció haber sido víctima de torturas y presentó una querella por esos hechos. El tribunal le condenó por lesiones respecto de Jorge Palavecino Sepúlveda, un funcionario de gendarmería que sostuvo haber sido golpeado con un trozo de madera por el joven mapuche.
Pese a que en otras ocasiones la prensa ha desplegado amplia información sobre la lonko Calfunao, en los cuatro días que duró el juicio, en el que comparecieron testigos de ambas partes, sólo apareció un breve párrafo en el Diario Austral, que sí dedicó espacio a la celebración del We Tripantu al interior de la cárcel de Nueva Imperial.
El abogado defensor explicó que en su alegato de clausura solicitó que a todos los enjuiciados se les aplicara la eximente de responsabilidad del artículo 10 Nº 9 del
Código Penal, aplicable a quien "obre violentado por una fuerza irresistible o
impulsado por un miedo insuperable", y también las atenuantes del artículo 11, Nº 5 referidos a quienes actúan "por estimulos tan poderosos que le hayan producido arrebato y obcecación". En los casos de Antonio y Waikilaf se pidió considerar también la irreprochable conducta anterior, puesto que no tienen condenas previas, situación que es diferente para la lonko, que ya ha sido condenada en ocasiones anteriores por desórdenes públicos.

Para ver excelentes fotos sobre el año nuevo mapuche en Malleco, recomiendo kalbuncomunicaciones.blogspot.com/ de Comunicaciones Mapuche Kalbun, Akui We Tripantu! De allí es el cultrun que ven más arriba, pero hay mucho más.

1 comentario:

°°JanEKew°° dijo...

gracia spor tus oportuna sinformaciones,espeor no le moleste que use algunas de vez en cuando pa mi programa radial


saludos!!